UNA FLOR EN EL CULO

Este fin de semana, en una charla entre amigos, una amiga muy querida por mí les decía a los demás que yo tenía una flor en el culo. Mira por donde, aquella frase se me ha quedado grabada como motivo para mis reflexiones. Aunque verdaderamente, muchos son los motivos, acciones  y acontecimientos que me hacen filosofar en esta vida. Pero, esta me hizo especial gracia. Y es que tiene toda la razón del mundo. 
En un primer momento, al analizar la frase puede parecer un poco inmunda, porque claro que crezcan flores en un lugar tan poco gentil es como poco apropiado. Pero, claro, pensando otro poco, que en un terreno poco fértil salgan petunias (por poner un ejemplo) , es como poco para sentirse halagado y afortunado.
Fijémonos en otra frase parecida: "mear colonia", el frasco no es el más glamuroso, y además se aplica a alguien que pensamos que es más bien repelente. Aunque Guardiola le diera después ese toque personalizado que le otorgó que mear colonia es hacerlo todo bien. 
Pues bien, yo creo que sí, que nací con una flor en el culo. Y es que tengo la suerte de llamarme Lirio de apellido. Reconozco que en mi infancia, a veces , me hacía sentir incómoda por su singularidad. Pensaba: "¿Por qué no me llamaré López o Pérez o García como todo el mundo?  Un buen día, pasó por mi casa un vendedor de libros, que convenció a mi madre de comprarnos una enciclopedia para niños, que después resultaron los libros que más veces nos leímos mis hermanos y yo. Al preguntar a mi madre a nombre de quién dirigir la factura, mi madre , como buena esposa de antes, le dijo el nombre de mi padre. Y dijo : "Lirio, qué apellido tan bonito, yo me llamo Borrego". Creo que puse una cara atónita y a partir de entonces, como que ya vi con otros ojos mi nombre. 
Es verdad que durante mi vida, como todo el mundo, he vivido experiencias de todo tipo. Afortunadamente más buenas que malas. Pero el ir haciendo brotar las flores en mi culo ha sido uno de mis propósitos más fervientes. Es cierto que en selectividad sólo me estudié un tema de historia del arte y fue precisamente el que salió. Antes de quedarme embarazada recuerdo que leí en una revista que si comías plátanos , salían niñas...Creo que no he comido más plátanos en mi vida. Pero mi primer hijo salió niña. Luego comí naranjas y salió niño. Aprobé las oposiciones de magisterio, y me dieron la plaza en el pueblo dónde vivo. Pero las noches que pasé estudiando, teniendo dos hijos muy pequeños y trabajando al mismo tiempo fueron el abono que más tarde hizo brotar la rosa de mi culo. Y os digo que dolió mucho, porque no veáis cuánto lloré. 
Y es que claro que nazcan flores en un lugar en el que la alcalinidad es muy grande, es necesario que también pongas semillas, riegues la tierra y sobre todo poner sonrisas y optimismo en tu vida. Dejar aparte las cosas que no tienen importancia y valorando todo lo que tienes: amor , amigos, família, trabajo, casa... Lo demás viene por sí solo... Porque tampoco se pretenden que te salgan... sin embargo salen, como surgen las edelweis en los más alto de las montañas. 
Pues sí... soy afortunada de tener flores en mi culo. Y espero que siempre sea así .

Comentarios

Entradas populares de este blog

INSOMNIO