TEMPESTAD

TEMPESTAD
Ahora está en calma pero sabe perfectamente que en cualquier momento puede volver a visitarla. Sin invitación, sin previo aviso. No es amiga de los protocolos. Tan pronto pueden ser las doce del mediodía como las tres de la madrugada. Acecha como una sombra que aún sin sol permanece detrás del  alma para producir ese terror que hace que una vez más piense que la vida se acaba.
Ese diálogo interno que la alimenta en un día intenso lleno de emociones y exposiciones a conversaciones y pensamientos tóxicos. Se frota las manos. Es una vampiresa atroz que se alimenta de los  laberintos cerebrales.  No es fácil escapar de ella. No es cierto que siempre has de seguir el sendero izquierdo para salir de allí. Se bajan y se suben escaleras interminables que  dejan sin aliento. Se pasea por calles con mínima luz, y te deja descalzo ; a veces desnudo , destrozando los dientes que van cayendo a pedazos y que se intentan volver a pegar sin éxito.

La respiración se vuelve cada vez más exasperante. Gritos sin escucha.  Latidos incontrolados. Dolor punzante en el corazón. Quizás, alguna lágrima de lluvia pueda aliviar esa tormenta que amenaza haciendo más ligera la tempestad, y con algo de suerte amainen los truenos sobreviniendo un sueño que no resulta para nada reparador.  

Comentarios

  1. Esos pensamientos pueden ser una tempestad. Lograda la figura de la vampiresa atroz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bajar las velas , desmontar hasta que pase en un tibio refugio

    ResponderEliminar
  3. Sólo queda esperar hasta que pase la tormenta. Esas tempestades suelen tener un punto máximo y despues desciende la intensidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. La única solución, paciencia y espera. Y tener la certeza de que tras la tempestad viene la calma.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Tu energía vital es mucho más poderosa que cualquier tempestad .Descúbrela y la sortearás con toda la confianza del mundo!!! Te sentirás aún más orgullosa de tí!!!

    ResponderEliminar
  6. Querida amiga: Esta sí que es una tempestad,que temo.Es cierto que después viene la calma, pero en ocasiones, se le olvida. Me ha gustado el giro que le has dado al teme Muchos saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. Conozco esa tempestad que describes y que puede presentarse en cualquier momento...Es algo terrible que hay que aprender a controlar aunque a veces parezca imposible. Me ha encantado lo bien que la has descrito sin nombrarla. Te felicito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Unos pensamientos verdaderamente inquietantes. A vece uno es verdaderamente incapaz de escapar de esa tormenta.
    Muy bien descrito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Creo que la mayoria hemos sentido esa tempestad de la que hablas, esa que aparece sin avisar pero a la que podemos dominar una vez la conocemos, esta si que es traidora porque no avisa. Muy buen relato, besos.

    ResponderEliminar
  10. Creo que la mayoria hemos sentido esa tempestad de la que hablas, esa que aparece sin avisar pero a la que podemos dominar una vez la conocemos, esta si que es traidora porque no avisa. Muy buen relato, besos.

    ResponderEliminar
  11. Ciertamente, he sentido la tensión hasta el final del relato. Me ha gustado, una de esas tormentas que es mejor no pasar.

    Un abrazo <3

    ResponderEliminar
  12. Un relato que te hace sudar de tensión y ansiedad... muy bueno.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Tormentas interiores que azotan nuestro espíritu. Seguro son de las peores!
    Buen relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Tormentas interiores que azotan nuestro espíritu. Seguro son de las peores!
    Buen relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. No sé si es peor una gran tempestad o pequeñas tormentas... Lo único que cabe esperar es que pasen... porque, a pesar de todo, el sol vuelve a brillar.
    Besos muy grandes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSOMNIO

EN NOMBRE DE DIOS RELATOS