HISTORIAS CORTIJERAS Y OTROS RELATOS.

Hoy es un día en los cuales necesito descanso y serenidad. Hoy me apetece escribir letras amables, dedicarle mi pequeño blog a un escritor entrañable: José Quesada García. No lo conozco personalmente, pero desde que contacté con él interesándome por su libro, he encontrado quizás alguien que entiende también los sentimientos que se esconden detrás de las letras, del pulso que tienen implícito cada una de las expresiones que pretendo dar a mis escritos.
En primer lugar le dije que me mandara su libro ante la curiosidad que nacía de mí sobre las costumbres de la tierra de mis padres en otros tiempos. Conocía muchas de la historias sobre todo contadas por mis abuelos o padres. Conozco de primera mano los paisajes que describe en sus relatos y me gusta rebozarme nuevamente en ellos, viviendo en primera persona otras épocas.
Su libro es una recopilación de relatos. Siempre que leo algún libro así, necesito releer varias veces los miniescritos porque soy consciente que encierran muchas ideas, quizás más que una novela en la que la historia tiene una trama lineal. Los títulos de sus relatos: "Tus ojos me pierden", "El viejo maquinista" ,"Historias cortijeras", "El mar de la plata" "La zagalilla de aguas blancas" "¿Te acuerdas Lucía?", "El regreso". De todas ellas, quizás la que más me han gustado son la del viejo maquinista y la del mar de la plata, por la paz interior que me han producido. Aunque la historia cortijera de El salobral y el destino del malogrado "Serafín" han hecho crucigramas en mi mente.
Insisto, no es un libro que se cierra y se guarde para siempre jamás en un cajón. Me ocurre lo mismo con libros como "El canto de la rana" de Anthony de Mello o los relatos de Khalil Gibran. Es un libro para releer y volverse a perder en paseos preciosos en tren desde Almería a la Sierra Mágina o perderse la vista de la imaginación con la niña de "Aguas blancas".
Os recomiendo fervientemente este libro y gozar de lindas palabras unidas por buenos sentimientos, de los mejores. Y ahora me voy... Tengo que devolver la silla.
Un abrazo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INSOMNIO