LAS ONOMATOPEYAS EN NUESTRA VIDA.

Cuando repasas el currículum de educación, tanto en infantil como en primaria , hay un contenido en lengua que se repite y es el de las onomatopeyas. 
En el lenguaje escrito son muy importantes para poder imaginarnos mejor las situaciones. Digamos, que son como los efectos especiales a nivel novelesco. 
Lo que me ha quedado bastante claro, es que se puede tener diferente concepto de ellas, según el carácter que tengas, de dónde provengas o cómo la introduces en la frase, si pones comas, si la pones entre comillas o les pones acento.
Por ejemplo los sonidos que emiten los animales, cambian según al país en qué pertenezcan o incluso, dentro de un mismo estado, según la región hablan de forma diferente. Una vaca en España muge "muuuuuuu" y en Holanda repite "Boeeee" . En castellano el gato dice : "miau" y en catalán "meu" . 
Uno bien curioso que he encontrado es el gallo . Puede hablar multitud de idiomas:
En españoL : "kikirikí", En Estados Unidos : " Cockadoddledo" . En Alemania: "Kokodi, Kokoda". En Arabia : "coucoucou". En China : "kukuku". En Francia : "kokoriko". En Holanda: "kokelekuu". En India : "kookadokook". En Indonesia: "Kukuruyuk". En Portugal : "kokorokoko" y en ruso: "koukerikou"..... Y así imaginaos hasta el no va más.
En estas épocas dónde el lenguaje escrito cobra mucha importancia, debemos tener cuidado con las onomatopeyas que ponemos en nuestros mensajes. Las personas suelen dar diferentes interpretaciones, aunque nosotros ni siquiera lo lleguemos a sospechar. La última que ha llamado mi atención es la onomatopeya de la risa, que según quién la diga, como la diga, las veces que la repita, puedes interpretar reacciones diferentes. Y claro, las interpretaciones, pueden dar lugar a malasinterpretaciones. Resulta que me dicen , que yo normalmente cuando me río, por escrito utilizo frecuentemente, jajajjajajjajajja, pues mucho cuidado, si un día por simple pereza pongo un ja,ja... porque entonces me estaré riendo a desgana y si lo pongo en mayúscula, JA,JA, quizás hasta esté enfadada. 
Desde luego con el que se ha de tener más cuidado es con el Je,je. Pienso que es el que crea más desconfianza por su deje travieso y que tiene cosas que esconder... ¿Qué cosas? Pues no sé, depende de cómo sea la persona que lo escribe. Pero creo que esconde picardía. El ji,ji,ji, quizás el que más risa me da, porque es el que no se atreve a reir a carcajadas. Esa risa tonta que te da, que incluso, se te escapa alguna lágrima que otra, entre medio. El Jo,jo,jo. Es la risa de alguien mayor. Concretamente se le atribuye a Papá Noel. Y el Ju,ju,ju, responde a una sonrisa socarrona. Lo que he llegado a la conclusión es que las onomatopeyas de la risa, van ligadas mucho al conocimiento de la persona, pues no hay un consenso oficial de su significado. Por eso, casi mejor, cuando utilicemos onomatopeyas en nuestros escritos, si queremos quedar claros y concisos expliquemos el motivo de nuestra risa, y le añadamos un complemento: Por ejemplo: "jajjajajajaj, eres el mejor", "je,je,je, eres imposible de entender", "ji,ji,ji , corramos un tupido velo", jojojo qué grande soy" o "ju,ju,ju eso no te lo crees ni tú". Feliz mes de julio

Comentarios

Entradas populares de este blog

INSOMNIO

EN NOMBRE DE DIOS RELATOS