COMPARTIR UNA SONRISA

Ya son algunos los años que mis espaldas van acarreando en el mundo de la enseñanza. Ahora mismo nos vemos envueltos en constantes debates sobre su calidad, leyes que imponen normas absurdas de personas que no han pisado un aula en su vida.
Una de las frases que aunque muy citada no menos desmerecida es que "cada maestrillo tiene su librillo". Y creo que una de las mejores herramientas que tiene un profesor es hacer vivir a los alumnos sus propias experiencias. Y que te recuerden por las alas que les has enseñado a tejer. 
No os imagináis la de experiencias, anécdotas e historias que podría contar a lo largo de estos años y que me regalan una sonrisa cada día. Pero hoy quiero explicar una en especial que me ha desmontado literalmente. 
El año pasado tenía un alumno brillante. Eso sí muy despistado. Aunque mi experiencia me dice que despistado e inteligente van unidos de la mano en muchas ocasiones. Siempre le estaba recalcando la importancia de cuidar los pequeños detalles, le recordaba muchas veces lo que tenía que realizar, exponer, analizar...
Un día de esos que por h o por b no tienes un buen día, le comenté un poco enfadada que apuntase las cosas en la agenda. Y él me dijo ¿Por qué, si ya me acuerdo? Y le contesté porque nuestra memoria falla a veces. Apúntalo y calla. Y le dije: mira si mañana te acuerdas de estas palabras me habrás ganado: Y le dije : Bicicleta, manzana, cuchara. Las mismas que vi en un documental en el cual le hacían unas pruebas sobre el Alzheimer a Pasqual Maragall ( ex-president de la Generalitat), pues bien la cosa no pasó de ahí. Al día siguiente se acordaba perfectamente de las palabras. Me estaba retando.
Mi querido alumno (porque realmente le cogí mucho afecto), se fue al instituto, y el otro día cuando me dirigía para el colegio, siento una mano que me para, unos ojos que me sonríen y una boca que me dice: Bicicleta, manzana, cuchara. Aguanté que no cayeran mis lágrimas y me delataran. Solamente fui capaz de darle un abrazo y un beso. ¿Se puede ser más alucinante? Empecé aquella tarde feliz...

Comentarios

Entradas populares de este blog

INSOMNIO

EN NOMBRE DE DIOS RELATOS