Reivindicación de las mujeres de mi edad.

Actualmente estamos asistiendo a un bombardeo incesante de libros , en los cuales las mujeres son una fuente inagotable de deseo sexual. Evidentemente el compañero de aventuras es un hábil hombre que sabe llevarla a su terreno con sus virtudes engañosas y geniales atributos sexuales. En muchas ocasiones, las protagonistas de las novelas se ven sometidas a las exigencias de su experto varón. Es más las desean y se sienten de esta manera "deseadas" y "queridas". Libros que despiertan supuéstamente las fantasías que todas llevamos dentro. Los comentamos en nuestras tertulias de trabajo, de amigas, y bromeamos con las inevitables comparaciones. 
Lo que más me extraña es que esta clase de libros los puedan escribir mujeres, si es que hablamos que escriben con el corazón en la mano , o simplemente lo que pretenden es hacer caja redactando historias erótico-festivas que empalagan hasta la saciedad. Vamos, que cuando llegas al final del libro, te irías una temporada a un templo budista como poco. 
Si escuchas verdaderamente una conversación de los auténticos deseos de las mujeres podríamos descubrir que la gran mayoría tienen ganas de aventuras, pero que las hagan vibrar de verdad. 
Pienso que nunca una historia pornográfica sustituirá a un relato romántico que puede desembocar probablemente en una escena erótica-amorosa que nada le tendría que envidiar a esas descripciones tan gráficamente explicadas que no ofrecen ningún atisbo de libertad a la imaginación. 
A esas escritoras les diría que las mujeres de verdad tenemos deseos de ternura, de admiración, de consideración, de palabras bonitas, de sueños hechos realidad. 
Hombres que nos llenen de sorpresas, que hagan que cada día de la semana sea domingo. Que un día llegues a casa, cansada y con la cabeza llena de problemas y te tengan la maleta preparada a un destino desconocido. No hace falta que sea algo muy sofisticado , simplemente tengas la certeza que te sientes querida y deseada y lo demás vendrá todo rodado como por arte de magia.
Animo a personas que todavía escriben historias románticas para mujeres reales y que de paso las lean los hombres para que sepan lo que de verdad les pone a su pareja. Porque el mejor afrodisíaco para una mujer es la ternura.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSOMNIO

EN NOMBRE DE DIOS RELATOS