DIARIO DE UN VAMPIRO EN PIJAMA

Hay veces que la vida te ofrece una tregua entre días largos e intensos. Aunque para ello se tenga que pagar un alto precio como es el de la falta de salud.
Estos días disfruto de una paz difusa que me ha proporcionado una maltrecha parte de mi cuerpo. Por cosas del azar cayó en mis manos el último libro de Mathias Malzieu "Diario de un vampiro en pijama". Aquel escritor que me enamoró con su mecánica del corazón ahora me acompañaba al hospital. Mi sorpresa fue cuando su historia era precisamente su periplo por diferentes hospitales para curarse de una malformación de su médula y la lucha incansable que nos describe en unas cuantas hojas. Entonces piensas en lo afortunado que eres y que siempre hay cosas peores. Pero que paradoja, mientras más fuertes son las cosas que te hacen más invencible te vuelves. Y es verdad. Cobra mucho sentido esa frase más que vista que no sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte se vuelve tu única opción.
Reconozco mi fragilidad, pero cada vez me sorprende más mi fortaleza, la que voy ganando con los años , aquella que no tiene nada que ver con fuerza, agresividad o empuje. Es una fortaleza de volver las cosas inconscientes en conscientes. En ganar la batalla a los miedos. En reconocer mis temblores, mis debilidades y mis tristezas y ponerles un acento bello el cual no se puede comparar con nada ni con nadie.
Ver con claridad que todo en esta vida pasa por algo y quitar los interrogantes de por qué ocurren. En el fondo la vida es un paseo en el cual un lobo feroz te puede sorprender en cualquier esquina. Y entonces... no puedes hacer nada, aceptar que el lobo es superior a ti. Y amarlo y respetarlo.
Mathias conoció a la Dama Ocles. Cada día está cerca de nosotros, aunque solo la puedan ver los que la tengan más cerca. Todos, absolutamente todos la conoceremos y un día ya no huiremos de ella. Forma parte de la vida su presencia. Y mientras tengamos fortaleza solo se paseará a nuestro lado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INSOMNIO