UNAS VACACIONES IMAGINARIAS.

Mi historia la sitúo en la costa irlandesa. Me he inspirado en el libro de Cecilia Ahern “Dónde termina el arco iris”.

Siempre había percibido que en mi otra vida yo pertenecía a estas tierras atlánticas. Dingle es el pueblo elegido para mis vacaciones. Es un pueblo situado en el suroeste de la República Irlandesa , en una bahía natural bajo la montaña. Sus atardeceres son plácidos y a mis setenta años recién cumplidos es una delicia para los sentidos, esos que pienso que se van difuminando como los sueños que creamos en la vida.
La soledad es única, si es elegida. Yo no tuve otra opción como precio a mi libertad. Me asfixian los preceptos antinaturales, las lealtades obligadas, los sentimientos forzados. Por eso, me encuentro  aquí, siendo fiel a mí misma. Y a escuchar el sonido del eco de mi corazón.
Encontré el amor verdadero en mi juventud, o al menos , eso es lo que creo ahora. Pero mi ansia de libertad y conocer nuevas sensaciones hizo que se me perdiera por el camino, sin darme apenas cuenta, sin mirar atrás, con la energía que solo los veinte años te pueden dar.
Poco a poco, los convencionalismos sociales me hicieron sentar la cabeza, aquella loca que yo tenía,  y por fin, mis padres descansaron de mi vida díscola y poco centrada. Aunque todo esto me trajo a lo mejor que me ha pasado en la vida: a Pablo , mi hijo adorado.
Recuerdo con claridad, mi encuentro furtivo con aquel amor de mi juventud en la década de mis cuarenta años. Fue realmente perfecto, como fuegos artificiales que despidieron mi juventud ya perdida. Una estación de tren, una rosa, un beso. Solo duró un suspiro. Una mirada de... quizás nos volvamos a ver algún día. Gracias por haber existido.
Los años han pasado y he tenido pérdidas insustituibles. Mi resiliencia se ha forjado de acero. Mis ganas de vivir son más auténticas que nunca. Mi fortaleza increíblemente también. Ya no soy aquella muñeca frágil que se rompía pegando trozos de los demás.

Ahora , cuando también presiento que el ocaso de mi vida se acerca, espero tranquila en estas costas . Quizás el final deba ser aquí, de donde procede mi alma. A lo lejos, veo a alguien... Por un momento una lágrima resbala por mi rostro. Hace tiempo que no lloro... Es verdad...  Soy como el viento. 


Podéis leer más historias en este blog: 

Comentarios

  1. ¿Sabes? Tod@s tenemos un lugar donde nos reencontramos con nosotr@s mis@s. Para mí hay dos lugares: Un lugar en la Edad Media y otro en tierras morunas...
    Y sí, te encuentras irremediablemente, porque es ahí donde está tu alma... donde está también esa otra alma que viaja contigo a través del tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan siempre los comentarios que haces. Creo que tenemos una forma muy similar de percibir la vida. Gracias

      Eliminar
    2. Muchas gracias a ti :-)

      Eliminar
  2. Me ha encantado este relato de atardecer, y de sentimientos. Un relato precioso.
    Muchos besos y muchas gracias por participar

    ResponderEliminar
  3. Qué emoción leerte... y sí, cada un@ de nosotr@s sabe dónde pertenece la propia alma, y si tenemos suerte, terminaremos nuestros días allí...

    Me gustó muchísimo... te felicito. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Un gran relato lleno de sentimientos. Las almas volverán a encontrarse.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Nos has sumergido con encanto en ese mundo en el que la evocación romántica inspira el corazón del personaje que busca que su ocaso se reencuentre con aquel sentimiento que alguna vez la conmovió.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Es un bonito lugar para reflexionar y encontarse a uno mismo y el relato que narra toda una vida.
    Un saludo .

    ResponderEliminar
  7. Parece un bonito lugar para reflexionar y recordar el pasado.

    ResponderEliminar
  8. El lugar que has elegido me ha encantado creo que ayuda a hacer una retrospectiva en soledad de nuestra vida.Todos tenemos nuestras preferencias, pero no sé porqué me parece que este se presta a ello de una forma generalizada.

    ResponderEliminar
  9. Un lugar donde escapar... yo tengo el mío... creo que todos tenemos el nuestro, un lugar que al pensarlo nos da el respiro que necesitamos, un lugar que tenga el nombre que tenga nosotros lo llamamos vida y libertad... me ha gustado mucho la historia de tu protagonista...
    Besines...

    ResponderEliminar
  10. Creo que todos tenemos un lugar soñado o vivido donde nos sentimos bien que nos hace ser felices. Ese ver venir a alguien que narras al final de tu historia tal vez sea un bello epílogo para la historia de tu protagonista. ¿No te parece?. Me ha enganchado tu historia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. La libertad tiene un precio y este a veces es la soledad, pero tener un lugar asi para escapar y recogerte a de ser algo especial. Un relato muy bello.

    ResponderEliminar
  12. La libertad tiene un precio y este a veces es la soledad, pero tener un lugar asi para escapar y recogerte a de ser algo especial. Un relato muy bello.

    ResponderEliminar
  13. La libertad tiene un precio y este a veces es la soledad, pero tener un lugar asi para escapar y recogerte a de ser algo especial. Un relato muy bello.

    ResponderEliminar
  14. Precioso!!!

    Me encanta la protagonista y todos los detalles sobre su forma de ser y pensar que has escrito. Me encanta el lugar que has escogido, un lugar para soñarlo.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  15. Tengo simpatía por esa cabezas locas que van por lo que desean, el amor, su libertad...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Es una fortuna encontrar ese lugar donde uno siempre quizo estar, donde presentía que debía estar o simplemente donde sea feliz.
    No hay mejor sitio para la despedida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSOMNIO