LAS EDADES DEL ALMA . RELATOS.

Desde ya muy pequeña, había algo que me decía que no era igual que los demás. Me gustaba jugar sola e imaginaba escenarios dónde yo sola era la protagonista. Los demás niños eran extras en mi película. Me resultaba extraño que pudiera reconocer sitios dónde jamás había estado y reconocer rostros que pasaban cerca de mí.
Conforme iba creciendo, las emociones se hicieron más intensas , así como el nivel de empatia hacia la gente que me rodeaba. Eso produjo un gran cansancio en mi interior. Nunca leí nada acerca de las almas, pero en mi interior sabía que yo era una alma vieja.
Podía presentir sucesos, algunos muy tristes. Y sentir como mi alma, por ejemplo se despedía de alguien que luego nunca más volvería a ver. Hoy en día me cuesta mucho decir adiós. Procuro evitar ese momento.
Los sueños me transportan hacia lugares en los que nunca he estado , pero son muy conocidos para mí. Lugares de diversas épocas y diferentes lugares del mundo. En ellos, no siempre he sido mujer. Y también cambian mucho las edades y la apariencia. En algunos de ellos aparece la energía que ahora me falta. Que en cambio, no echo  de menos. Que me permite ver el mundo y a las personas de una forma tan peculiar, de notar su aura y de percibir también su alma.
Sé que soy un alma vieja, porque me despido muchas veces de sitios, de olores, de formas, de otras almas viejas, que estoy conociendo en mi vida. Y también disfruto de las almas jóvenes y sonrío de su inconsciencia sana.
Las lágrimas riegan muchas veces el camino que vamos dejando las almas viejas, para que florezcan nuevas energías. Porque al fin y al cabo, nuestra alma no es otra cosa que energía que se renueva para el nacimiento de muchas otras.
Las almas viejas no mueren, pero ya no necesitan nunca más un cuerpo donde hacer física su presencia. Se disipan en el universo entero. Y hacen que todo vaya fluyendo...


Más relatos:



Carmen Andujar.




La trastienda del pecado



pikxi



Ibso



Tracy




















Montserrat Sala





Dorotea
























Alma Baires




Cass




Neogéminis



Eduardo


Comentarios

  1. Envidio la clarividencia que tienes al respecto y te felicito.

    ResponderEliminar
  2. Certeza no se puede tener de nada en esta vida. Son sólo sensaciones adornadas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Vaja! soliluna i jo solillum... Jo també tinc aquestes percepcions, cada cop més... Una abraçada de llum.

    ResponderEliminar
  4. Vaja! soliluna i jo solillum... Jo també tinc aquestes percepcions, cada cop més... Una abraçada de llum.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me quedó dentro aquello que dijiste la no utilidad del cuerpo. Aunque no creo que el día de nacimiento nos diga que tipo del alma somos.
      Sol y luna. Es un eclipse . Un beso .

      Eliminar
  5. Este tema me "toca"... siempre me he sentido así, no "igual" a los demás, he reconocido sitios dónde jamás he estado antes, rostros que jamás había visto, voces que jamás había escuchado... he soñado situaciones muy reales, pero que jamás he vivido... pero aún tengo mucho que aprender, que vivir, que transcurrir... lo sé... lo siento.

    Me encantó la convocatoria y tu relato ...un beso.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias. Sin duda, eres un alma especial. Dulce abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Cada vez más: CREO...
    Tus palabras lo dicen de la forma que hablan las almas sensibles
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Eres un alma llena de aura, porque hay muy pocas que sientan esa energía y presientan cosas que luego suceden.
    Me gustó mucho tu texto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. No la llamaría entonces "alma vieja" le diría más bien "alma sabia". Me gustó mucho la manera en que has ido enfocando el tema de la trascendencia y del crecimiento espiritual.
    Un abrazo.
    Por cierto, te dejo mi aporte http://neogeminis.blogspot.com.ar/2015/07/este-jueves-un-relato-las-edades-del.html

    ResponderEliminar
  10. Maribel, ahora traigo el relato de mi papá, Eduardo http://cartasquenofueronenviadas.blogspot.com.ar/2015/07/este-jueves-un-relato-la-edad-de.html

    ResponderEliminar
  11. No entiendo el concepto viejo en un alma inmortal.
    Yo lo veo así: después de muchas existencias, algunos seres empiezan a "recordar", a percibir las huellas del tiempo, los rastros de otros tiempos, de otros lugares, de otras (si quieres) vidas, pero no porque sean más viejas, sino porque lo buscan, es importante para ellos; se han convertido en buscadores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Coincidimos en muchos puntos..me gustó tu relato..bss

    ResponderEliminar
  13. Sería bueno que actualices la lista de participantes antes del cierre, o sea, antes del domingo. Gracias desde ya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya están todos enlazados. Gracias a vosotros por participar.

      Eliminar
  14. Almas viejas o más bien con una forma especial de percibir el mundo que.nadie más ve.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. ¿Podrías decirme quien convoca esta semana?
    Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSOMNIO

EN NOMBRE DE DIOS RELATOS