UNA FOTO DE MI VIDA.

Supongo que he elegido esta foto al azar porque esta misma semana se interpuso en mi camino haciendo limpieza de cajones.
Tenía más o menos la misma edad que tiene mi hija ahora. Y entraba en la adorable edad del pavo que ahora me toca a mí sufrir. Esa foto es de un viaje que hice con mi familia a Cazorla . Recuerdo un paraje adorable, lleno de vegetación y me acuerdo hasta del olor de sus árboles. Con la energía que nada más se tiene con trece años me metí en el nacimiento del río Guadalquivir que debía rondar por entonces los 10 grados como mucho. Los oídos me iban a explotar, pero yo me tenia que bañar sí o sí. Atrás quedaba el colegio, aquel que tantos malos ratos me hizo pasar, solamente me llevé en el bolsillo mi amistad con algunas personas que han seguido siempre en mi corazón, y que el destino me las volvió a poner en mi vida. Era la ilusión del presente. El futuro poco contaba. Me acuerdo de la caída de mi hermano por un terraplen, de los enfados con mi padre porque pretendía que nos quedáramos en Mogón, en lugar de ir a Huelma donde las fiestas estaban aseguradas. De las frases que me decía mi madre: "Tienes lo blanco de los ojos azul". El azul del cielo que se me metía en esa vida que estaba brotando dentro de mí. No tenía apenas nada, pero lo poseía todo. Todo lo que hace falta para ser feliz. No tener miedos. Tener energía. Tener ilusiones, alegría, amor y amistad. Recuerdo que vino con nosotros mi prima a la que adoraba. Me sentía muy orgullosa a su lado. Era más mayor que yo y me encantaba su compañía.
Mi padre nos hacía fotos con su fantástica máquina, que jamás alcancé a comprender. No era automática y tenía unos parámetros que eran muy complicados. Pero las fotos eran las justas, las que teníamos que guardar de recuerdo. Antes se revelaban todas, las que salían bien y las que salían mal. Esta se quedó conmigo, y me ha acompañado hasta mi actual casa, donde mi vida ha cambiado. Ahora quizás tenga más cosas, a cambio me falta energía, de vez en cuando, pero sigo teniendo ilusiones, amor y amistad. El blanco de los ojos, quizás ya está un poco más tenue, pero a cambio mi experiencia es más grande. La melancolía me invade muchas veces, quizás más de lo que yo quisiera. Y eso hace que no disfrute tanto del presente como sería recomendable. Aunque es algo que trabajo a diario. ¡Ay las fotos que te vuelven a traer momentos!... Y el color vintage sin instagram... inmejorable de Kodak.

Comentarios

  1. Qué capacidad tiene una foto para dar vida a unos tiempo de la vida, como has hecho en este relato de esas buenas vacaciones en un lugar tan magnífico. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Precioso relato, narrado con recuerdos de tu Juventud. Es indescriptible y la cantidad de sensaciones que nos puede producir un retrato. Mucho gusto en leerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Entrañable manera de llevarnos hasta tu adolescencia naciente, incluso haciéndonos meter en aquella agua helada! jeje
    Gracias!
    =)

    ResponderEliminar
  4. Lo que puede traer a nuestra presente una imagen después de tanto tiempo vivido. Tu padre captó una expresión en tu rostro que sigue acompañándote, yo al menos lo veo así comparando con la fotografía de tu perfil.
    Has hablado de Cazorla, Mogón, Huelma...pueblos de mi provincia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Cuantos recuerdos puede inspirar una simple fotografía, recuerdos que permanecerán siempre en tu memoria, así como los sentimientos que te embargaban en ese momento. Es verdad que también este tipo de fotos
    Inducen a la melancolía, a pensar que en esa época tenías todas las ilusiones por delante, muchas de las cuales tal vez no se hayan cumplido.

    ResponderEliminar
  6. Una foto llena de recuerdos, del momento en sí y de todo lo que lo rodea. Los afectos, el lugar, las costumbres de esa época no tan lejana, pero en la cual vivíamos de manera tan diferente.
    Me encantó leerte! Gracias por compartir tan linda historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSOMNIO

EN NOMBRE DE DIOS RELATOS