CATALUNYA VERSUS ESPANYA

En este último año estoy harta del tema que está generando una brecha importante en el que creía que era mi país: España. Cuando iba al extranjero y me preguntaban de dónde era, no tenía ninguna duda. Incluso una mueca de orgullo se dibujaba en mi cara creando una gran sonrisa, pues pensaba que incluso era sinónimo de simpatía y agrado al que recibía el mensaje. 
Pues bien, ahora mismo ya no estoy tan segura. Se está creando un clima grande de crispación por lo que se cree un gran cisma por parte mayoritariamente de la gente que vivimos en Catalunya. 
Esta mañana leía con estupor una noticia en un blog de alguien del cual evitaré el nombre porque pienso que no merece más propaganda de la que él artificialmente se ha creado, por la cual daba eco que en un comedor escolar de Catalunya si los niños no pedian pipí, agua o pan en catalán se les negaba la petición. 
Evidentemente, cualquier desconocedor del tema se echaría las manos en la cabeza pensando que quién puede tener el alma tan horrible como para anteponer una ideología a las necesidades de un tierno niño. Pues, la que se ha sentido verdaderamente triste he sido yo, pues me ha dado verdadero asco leer esta noticia, que no le doy crédito para nada. 
En mi vida como educadora, lo único que me he encontrado han sido a profesionales que se han esforzado y mucho en trabajar la comunicación por encima de todo. Incluso muchos de nosotros hemos aprendido frases en ruso, árabe, rumano, polaco, bulgaro... Quizás por acordarme de alguno. 
Aquí en Cataluña ( que conste que ahora lo pongo con ñ, no tengo ningún problema) ha habido algo que se ha llamado inmersión, que ha sido ir enseñando poco a poco el idioma que un día prohibieron de un sablazo reyes de gran "sensatez" como Carlos V . En fin... que yo sepa pipi es lenguaje internacional, pan en catalán es pan y agua, aigua, como vemos poca diferencia hay. Y cualquier monitora de comedor os aseguro que tiene el trabajo suficiente  como para encima fijarse si un niño dice el nombre de pan en griego o en francés. 
La cosa está que todos los días, incluyendo ayer sábado, en el programa de Telecinco "Abre los ojos", que quizás se tendría que llamar "Nos sacamos los ojos" , coincidiendo con el día de la hispanidad, repudiaban todo lo que significaba catalanidad y lo que representa esta cultura. 
Mi espíritu crítico ha crecido . Y he podido comprobar como lo que antes se me hacía creer como una usurpación hacia el patriotismo que significaba ser español, ahora lo veo más como un intento de menospreciar a personas que no nos queremos dejar manipular, que vemos injusto que con nuestro dinero se hacen inversiones inútiles, se hacen públicos bancos , cuyos fondos han robado gente de las que se hacen llamar gente ilustre. Que se nos acuse de ser poco solidarios, cuando ves que tu escuela se cae a pedazos, mientras otras que disfrutan de tu ayuda tienen un ordenador por cada niño. 
Aparte, me crispa eso que llaman minoría silenciosa. No somos una minoría. Que va. Quizás el gobierno central se espantaría de la mayoría que podemos llegar a ser. Mayoría que lo único que quiere es que haya paz, que se pregunte y santas pascuas. ¿Acaso tienen miedo de lo que podría salir si se pregunta? 
Lo que hubo ayer en plaza Catalunya pienso que es representativo de una parte que en realidad existe, aparte de los autocares que llegaron de toda España para hacer bulto. 
Yo, si fuera español (de Catalunya hacia fuera) me preocuparía más por mirar la realidad desde otro prisma. 
No se habla del país vasco, ni de su concierto económico (¿Concierto qué?) . Seguro que habrá millones de personas en este país que no saben que el País Vasco y Navarra gestionan sus propios impuestos. Y por eso están tan calladitos, y a la espera de lo que ocurre aquí. 
Que si nos vamos, nos salimos de la Unión Europea. Pues bien, que nos echen. Después de todo para que nos mande la Merkel y los hombres de negro, ya negociaremos más bien o más mal lo que aquí nos ganemos. 
No tengo tampoco ninguna confianza total en que solos saldremos de esta. En principio, porque tampoco confío en ningún político, sea de dónde sea. Lo que sí veo con mis propios ojos es el desapego con el que se nos bautiza, la rabia que oigo salivar por esas bocas que salen de ciertas cadenas de televisión. Gritan, ladran, se pelean, se miran mal.. ¿Pero a dónde hemos llegado? Anda ya... A la mierda como diría Labordeta con esa gracia que él solo tenía de decirlo.  Y por favor, que cada uno se meta en sus asuntos, que seguro que hay bragas que lavar en todas partes. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

INSOMNIO