IMPRESIÓN SOBRE TODO UN VIAJE.

Todos los años, en mis vacaciones, no puede faltar en mi maleta algo indispensable: los libros. El verano te abre el apetito en todos los sentidos, y claro está, también la curiosidad de devorar experiencias de otras personas a nivel escrito. Uno de los que me ha acompañado es el de "Todo un viaje" de Silvia Abascal. Me ha encantado su lectura. El valor literario de su libro consiste en que la tinta utilizada sale directamente del corazón. Se muestra sincera, abierta y desnuda su alma explicando su personal historia al tener un derrame cerebral. 
Peculiarmente, lo que más me ha llamado la atención de este libro, no ha sido el aspecto médico, (que también es interesante). Lo que más me ha gustado es como una persona afronta un hecho que le cambia la vida por completo con reacciones totalmente contrarias a lo que se podría esperar de una persona a la cual, de la noche al día, se encuentra con que ha de cambiar todos sus hábitos. 
Encontramos relativamente normal que una persona que enferme se enfade con todo el mundo, reacciones agresivamente y caiga en una depresión profunda. En cambio, cuando alguien intenta indagar en todo lo que le está pasando, insiste en que ese momento no tiene que ser permanente, que hay un hoy, que tenemos que vivir, que hay un mañana incierto, ya no nos parece tan normal. 
Cualquier persona pensaría que sería inaguantable vivir con un constante pitido en los oídos. No poder concentrarse en movimientos cotidianos como es el andar, el ducharse, el abrir una lata de refresco. Cuando todo se vuelve en tu contra, es muy difícil poder meditar e intentar convivir con un montón de interferencias que te despistan de tu mundo. 
Me ha ayudado mucho a valorar lo que tengo en mis manos. Lo que no apreciamos por lo cotidiano, por la normalidad que representa, por la inconsciencia con la que se realizan.
Quizás de todo el libro me ha gustado mucho, una fábula que se ha inventado ella, sobre la prepotencia de un hombre sobre una hormiga. ¿Por qué nos creemos más importantes que las hormigas? Ellas también tienen su historia, su vida, su trabajo. Y muchas veces no nos damos cuenta que en el universo, somos tan diminutos como ellas. 
Una frase que me ha gustado mucho es la que dice: "Ahora no puedo", pero no descarta que más tarde sí pueda ser. Constancia, inteligencia emocional a tope, esperanza; aspectos tan difíciles de conseguir cuando todo viene en tu contra. 
Lo que sí es indispensable en una lucha como la suya el apoyo de las personas que la quieren. Pero no las que se preocupan de superficialidades, sino las que de verdad de te aman con toda su alma. Las que están allí en los malos momentos, ofreciéndote su brazo para que camines recta, cuando todo te da vueltas. Aquellas personas que forman parte de tu vida todos los días, no a ratos. Me enterneció mucho los detalles de su hermana , que tiene síndrome de Down, y una empatía increíble. Porque en eso consiste esa inteligencia interpersonal , la capacidad de ponerse en el lugar del otro. A través de nuestra imaginación poder percibir las emociones de las personas que tenemos enfrente. Y de ahí nace una comprensión infinita. 
Sigo mi viaje de la vida. Y ya tengo nuevas lecturas que alimentan mi alma. Que me hacen reflexionar sobre lo que voy viviendo. Y como hablaba con mi hermano ayer. Aprender a vivir en gerundio con todo lo que ello representa, la inmediatez de todo, respirando, sintiendo, viviendo, amando, y como no leyendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INSOMNIO