¿INFLUYE LA ROPA INTERIOR EN EL ESTADO DE ÁNIMO DE UNA MUJER?

El otro día leía un pequeño debate dónde se ponía de manifiesto la idoneidad de que una mujer de cierta edad o excesivas curvas se ponga ropa interior atractiva. En primer lugar el problema trata que cuando de tallas se trata, parece que una mujer bella se acaba en la talla 46 ó 100 si hablamos de sujetador. También podría parecer indecente el hecho que una mujer de 70 se pueda poner un camisón con transparencias. 
Una de las preguntas que suscitó mi reflexión fue que muchas veces la ropa interior va muchas veces influida no en nuestro propio estado de ánimo sino en la necesidad de resultar agradable a alguien. 
Y entonces, pensé... a quien primero debo gustarme es a mí misma. ¿Qué es lo que yo prefiero? ¿Cómo me siento mejor? ¿Cuál es mi verdadera personalidad? Me hacía gracia un comentario que se decía: "pues yo la verdad, prefiero las de cuello alto" , refiriéndose a las bragas de toda la vida que se adaptan como la seda a nuestra piel. Las que nos ponían de pequeñitas que se llamaban "Princesa" y te hacían sentir tal cual. 
Luego un relato de un amigo, en el cual relataba las peripecias de una señora , que se había comprado un tanga, y pasó las mil y una penalidades durante un día que debía de ser perfecto. Porque es verdad , te pasas el día poniéndote bien dicha prenda y se te pasan desapercibidas muchas otras cosas, especialmente las que tenemos un trasero prominente. 
A mí me gustan las que tienen muñequitos. Y siempre me acordaré de una anécdota , cuando fui de viaje a Lisboa y me registraron la maleta porque había algo "sospechoso" en ella. (Era un frasco de maquillaje), pues el policia me la abrió y empezó a sacar las cosas que había dentro, entre ellas mis magníficas bragas de color salmón con dibujos de Hello Kitty. Me dió un auténtico ataque de risa cuando las cogió. Y pensé , buff, menos mal que tenía una de mis mejores adquisiciones. Y es que mi madre siempre me lo decía de pequeña , cuando vayas por ahí, siempre lleva las bragas límpias y bonitas, por lo que te pueda pasar. Cuánta razón tienen las madres. Siempre la tienen. 
Pues siguiendo con el tema, pienso que las mujeres debemos ser libres a la hora de elegir nuestra ropa interior, tengamos la talla que tengamos, la edad que nos enaltece y procuremos pensar en nosotras mismas . Utilizar sin prejuicios la ropa que nos apetezca llevar siempre y cuando vaya con nuestra personalidad, y sobre todo pensar que la mejor arma de seducción de una mujer es una buena sonrisa, picarona si puede ser, una mirada auténtica y un amor recíproco. 
Feliz fin de semana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

INSOMNIO

EN NOMBRE DE DIOS RELATOS